10 razones para construirse una casa modular y cumplir la nueva normativa

Parece que es estos últimos años, se ha extendido como la pólvora la denominada moda “eco”. Cada vez nos preocupa más la sostenibilidad del planeta y el cuidado de nuestro medioambiente. Somos más conscientes de la limitación de nuestros recursos y, sobre todo, de hacer un uso razonable de los mismos. Por eso, lejos de ser una moda pasajera, es más bien una tendencia, entre otras, que ha llegado para quedarse en estos últimos años. Por supuesto, no solo afecta a nuestra alimentación, a los medios de transporte o nuestros hábitos de consumo generales, sino que, como no podía ser de otra manera, también atañe y mucho,  al sector inmobiliario y de la construcción.

El sector de la edificación representa el 40% del consumo final de energía, el 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero, el 50% de todos los materiales extraídos, el 30% del consumo de agua y el 35% del total de los residuos generados, por lo que es, en gran parte, responsable del impacto ambiental. Para colmo, según expertos de BREEAM,España es el país de la Unión Europea con más infracciones medioambientales. Cerró el 2017 con 30 expedientes abiertos, cuatro más que el año anterior, suponiendo casi el 10% de todo lo acumulado por los 28 estados. Lideramos el ranking de países que han pagado más multas por incumplir la normativa comunitaria y esto debería provocar una profunda reflexión”.

Edificios de consumo casi nulo

Por ello, se han puesto en marcha desde hace algunos años, nuevas medidas en las normativas actuales. Como ya sabemos, finales de 2020 es la fecha que ha marcado la Unión Europea para que se cumpla la nueva norma para una edificación de consumo energético casi nulo.

El cambio de paradigma afectará al sector de manera directa. Sobrecostes, cambios en los flujos de trabajo y falta de conocimiento sobre este tipo de construcciones, son los principales retos a los que se enfrenta la construcción en estos próximos años. Sin embargo, el principal, es hacer ver a los consumidores que  deben darle la misma importancia al factor sostenible de su vivienda que la que le dan a la ubicación, superficie o acabados.

 

¿Cómo afecta la nueva normativa a las casas modulares?

En estos últimos años, ha crecido exponencialmente el número de interesados en la autopromoción de viviendas de construcción modular. Es significativo, que una de las principales razones por las que los clientes toman la decisión de construir su nuevo hogar en una fábrica, tiene que ver con el cuidado al entorno. De las primeras preguntas que plantean es si las viviendas modulares son, per se, sostenibles. La respuesta es claramente sí.

El sistema de construcción industrializada, offsite o modular (que viene a ser lo mismo) va ya pasos por delante desde hace algunos años en materia de sostenibilidad. Como hemos comentado alguna vez, el “ADN” de una casa modular o de cualquier otra edificación de este tipo, es propiamente “verde”. Veamos las 10 razones que justifican esta afirmación.

Chimenea Casa Modular. Fotografía Fernando Guerra

  1. Trabajamos siempre bajo el CTE (Código Técnico de Edificación) lo que asegura el cumplimiento de toda la normativa referente a construcción de viviendas.
  1. Desde el inicio del proyecto, estudiamos con sumo cuidado los factores del entorno, para aprovechar al máximo los recursos naturales de la ubicación. Dedicamos mucho tiempo al desarrollo para evitar sorpresas finales que se traducen siempre en sobrecostes y derroche de recursos.
  1. Nuestro proceso de construcción se lleva a cabo dentro de una fábrica, lo que permite un mayor ahorro de energía y de recursos en general. En nuestro caso, además, empleamos energía verde.
  1. Porque el ahorro de tiempo, también se traduce en ahorro de costes, reducimos nuestro periodo de trabajo en el lugar de ubicación con lo que generamos menos residuos, y el impacto medioambiental es mucho menor.
  1. Las estructuras de acero son más versátiles y resistentes, sin apenas restricciones arquitectónicas de manera que podemos ampliar, reubicar o desmontar la vivienda en el momento que el cliente lo necesite sin necesidad de derribos o grandes obras.
  1. El aislamiento es una de las partes fundamentales de nuestras casas modulares. Habitualmente, aislamos las viviendas por encima de lo que marca la normativa. De esta forma, el ahorro energético es más que notable en las primeras facturas.
  1. La contaminación acústica se reduce considerablemente, gracias principalmente a las medidas de aislamiento que comentábamos.
  1. Empleamos sistemas de recuperación de recursos y usamos energías limpias y renovables. Buscamos siempre un uso racional de las materias primas.
  1. La incorporación de nuevas tecnologías tanto en los procesos como dentro de la propia vivienda, como por ejemplo el empleo de domótica para el control de sistemas, también hace que las casas modulares sean de las más sostenibles de mercado actual.
  1. Y como no, el empleo de materiales reciclables, más sostenibles y no contaminantes, sumado a la oportunidad de poder reciclar casi el 60% de los mismos.

Con todo ello, la aportación de la construcción de casas modulares a la ya, cada vez más conocida economía circular, es más que evidente. No debemos olvidar que la normativa se irá haciendo cada vez más exigente y que, de aquí a dos años, todos los edificios deberán ser de consumo casi nulo. Por tanto, si estás pensando en construir tu propia vivienda, no descartes el sistema industrializado que puede aportar muchas ventajas a tu proyecto. ¿Te sumas al reto de pasar a #BeModular?

2018-10-09T17:25:38+00:00 octubre 9th, 2018|Sin categorizar|0 Comentarios
error: Este contenido esta protegido