El crowdfunding inmobiliario apuesta por el sistema de construcción industrializado

La idea de tener una segunda vivienda en propiedad parece un sueño para gran parte de la población española hoy en día. Pero, con la llegada de plataformas de crowdfunding inmobiliario, este sueño está cada vez más cerca de hacerse realidad.

El crowdfunding inmobiliario surgió hace más de un año y funciona, además batiendo récords. Se trata de un sistema de financiación colectiva también llamado micromecenazgo. Es una cooperación entre particulares, que forman una red, a través de una plataforma digital, para obtener recursos económicos y financiar así proyectos de terceros. Es este caso, un proyecto de vivienda modular.

Esta idea pionera nace de Inveslar: The Urban Investors, principal plataforma inmobiliaria online de crowdfunding fundada en España y con sede en Barcelona. A través de Internet, sus fundadores buscan favorecer la inversión inmobiliaria y hacerla abierta y accesible a cualquier particular que quiera rentabilizar sus ahorros.

The Urban Investors cuenta con más de 3.000 inversores y 10 proyectos en curso, en las principales ciudades del país. Su undécimo proyecto es el más innovador: una construcción de bajo impacto ambiental ideada y ejecutada según los sistemas de arquitectura modular.

Esta vivienda industrializada, basada en los principios de la arquitectura sostenible, estará localizada en la Costa Brava, cerca de la playa. Se ejecutará en un tiempo récord gracias al sistema de construcción modular, que permite agilizar los plazos constructivos a la vez que minimiza los costes. Pero sobre todo, ofrecerá la posibilidad de una adaptación completa de la vivienda a las necesidades de los usuarios en cada momento y época del año, añadiendo o quitando módulos siempre que el cliente lo requiera.

 

Fuente: Inveslar – The Urban Investors

 

Un proyecto de construcción modular sostenible y rentable

La parcela en la que se ubicará este proyecto de construcción modular, se encuentra en una urbanización donde no existen casas de obra nueva. Gracias a la fabricación industrial, se reducirá el impacto ambiental, disminuyendo los residuos generados y respectando el máximo el entorno,  manteniendo, por ejemplo, los árboles existentes.

La vivienda  modular se realizará en un taller o fábrica, módulo a módulo, y se transportará a la parcela, prácticamente acabada, donde se ensamblará pieza por pieza tal y como se instalan las construcciones modulares. El coste para llevar a cabo este proyecto será de 275.000 euros, algo que choca de nuevo con la idea, no del todo cierta, de que las casas modulares son más económicas.

Así pues, la combinación de crowdfunding inmobiliario, obra nueva, la ubicación de la parcela cerca del mar y el precio de venta convierten este tipo de proyectos de segundas viviendas modulares en productos muy atractivos para su comercialización y, por tanto, también para los inversores.

 

Descargable - El auge de la construcción modular

 

Arquitectura modular: inversión, rentabilidad y responsabilidad medioambiental

El mecanismo de ‘Venta flash’ de la propuesta reunió en el plazo de 12 meses el coste de este proyecto.  Las inversiones empezaron desde 1.000 euros de inversión, y la rentabilidad estimada es del 12,33% anual.

El inversor o “crowdbeliever” invierte en los inmuebles buscando la máxima rentabilidad, evitando la burocracia y los obstáculos de las entidades financieras. Hasta el pasado año, esta iniciativa de crowdfunding inmobiliario ha conseguido la inversión para los 10 proyectos anteriores, por lo que se puede afirmar que ha tenido buena acogida.

Además de las ventajas financieras y la posibilidad de obtener rentabilidad con una media anual estimada del 17%, la idea también ofrece fiabilidad gracias a que después del registro, el usuario puede hacer un seguimiento del proyecto en el que ha invertido con todo lujo de detalles.

Carles Serradell, socio fundador y CEO de Inveslar comenta que el objetivo es siempre “lograr la máxima rentabilidad para los ahorradores que quieren entrar en esta nueva vía, libre, sin burocracia, y llena de oportunidades, que supone la irrupción de la economía colaborativa en el sector inmobiliario”.

En Neoblock, como fabricantes de construcciones modulares, acogemos con optimismo este tipo de iniciativas de crowdfunding inmobiliario donde la arquitectura industrializada se abre camino. La figura del inversor privado, nos demuestra de nuevo que cada vez son más los agentes del mercado interesados en este tipo de construcciones realizadas en fábrica gracias a todas las ventajas que les aporta el sistema.

 

Fuente: Neoblock

 

Esta nueva alternativa contribuye al desarrollo de construcciones sostenibles y responsables con el medio ambiente, tendencia que llega con fuerza al mundo de la construcción. Además, el empleo de arquitectura industrializada para este tipo de proyectos, proporciona a los inversores el beneficio que realmente buscan, el retorno rápido de la inversión. El plazo de entrega de una vivienda modular está entre 4 y 8 meses, dependiendo de la complejidad del proyecto. Algo que dista mucho de los 18 a 24 meses que se tarda en construir una vivienda tradicional de similares características. Por tanto, la rentabilidad de la inversión llegará mucho antes.

Es importante resaltar que todas nuestras construcciones cumplen con las máximas garantías técnicas. El nivel de flexibilidad de nuestras construcciones industrializadas, nos permite poder adaptar cualquier idea constructiva a nuestro sistema. Por ello, si tienes una idea, trabajemos juntos. Te sorprenderán todas las ventajas que podemos aportar a tu proyecto y te ayudaremos a encontrar la solución que mejor se ajuste a lo que necesitas.

¡Conoce una nueva forma de construir!

 

 

 

error: Este contenido esta protegido