¿Es la arquitectura modular un concepto sostenible?

Los avances en materia de sostenibilidad en el campo de la arquitectura modular han sido y son importantes en estas últimas décadas. Se ha conseguido reducir exponencialmente el impacto medioambiental que conlleva construir una edificación tradicional gracias al proceso de industrialización de la construcción y debido al uso que a posteriori se hace de ella.

En cuanto al propio proceso de construcción modular, la ventaja principal es trabajar en un entorno controlado, como es una fábrica, donde se verifican los hitos constructivos, se contrastan los materiales empleados y se comprueba el resultado final pre-ensamblando la edificación con el fin de evitar sorpresas en el lugar final de ubicación. Esta es la principal diferencia respecto a la arquitectura tradicional.

Existe una primera fase de desarrollo del proyecto, donde se estipulan cuidadosamente todas las especificaciones técnicas que serán llevadas a cabo durante la fabricación, de manera que el ahorro de tiempo y de recursos constructivos se hace efectivo desde el primer momento. A continuación, en la fase de producción se materializa ese trabajo en fábrica siguiendo rigurosamente las indicaciones del proyecto previo. Y en la última fase de  montaje en la ubicación definitiva, se lleva a cabo el ensamblado final de los módulos, que se adecúan al terreno en pocos días, dejando finalizada la construcción modular en un tiempo récord.

 

Por tanto, empleando un sistema industrializado de construcción, conseguiremos:

  • Un mayor control de los residuos generados tanto en fábrica como en el propio terreno.
  • Minimizar los daños físicos sobre la parcela ya que el tiempo de montaje es mucho menor.
  • Reducir considerablemente las molestias acústicas asociadas a una obra.
  • Un gran ahorro de costes energéticos y una menor movilización de recursos gracias a la planificación previa.
  • Una mayor capacidad de reciclaje, tanto de materiales, como de la propia construcción que podrá ser reutilizada y reubicada.

 

Todo ello, hace de la construcción modular, un sistema altamente sostenible frente a la construcción tradicional. Gracias a la reducción del impacto ambiental que será mínimo, tanto en fábrico como sobre el terreno, logramos numerosos beneficios para el nuestro entorno y contribuimos a la conservación del planeta.

 

 

Elección de materiales

 En arquitectura modular, la elección de materiales se lleva a cabo prácticamente igual que en construcción tradicional. La única diferencia es que al inicio del proyecto, antes de fabricar, se eligen todos los materiales que conformarán la edificación. Esto deriva en un ahorro de tiempo que no existe en obra tradicional donde se eligen materiales casi hasta la entrega de llaves, lo que conlleva grandes retrasos en la entrega.

Por otro lado, durante el proceso de fabricación, trabajamos bajo la supervisión de mayores estándares de calidad y control, tanto de procesos como de materiales. En la medida en la que el cliente lo desea, empleamos materiales más modernos y eficientes que garanticen un mayor rendimiento y ahorro a lo largo de la vida útil de la edificación modular. El uso de materiales más resistentes a la degradación y de materias primas más ligeras permite lograr una construcción modular más eficiente y sostenible con el medio ambiente, al igual que la elección, en muchos casos de materiales 100% reciclables.

 

Suscripción newsletter

Ahorro energético 

El ahorro energético que supone la realización de una construcción modular es importante: permite racionalizar el uso de energías y reducir las tasas de consumos de agua y electricidad considerablemente durante su producción.

Los cerramientos de la edificación son los que le aportan el aislamiento necesario en función de su futuro emplazamiento y de las condiciones climáticas del entorno. De esta forma, una misma estructura se puede adaptar a multitud de ubicaciones.

La orientación del edificio, su inercia térmica, su captación solar y la protección de vientos dominantes y temperaturas extremas son factores que también se deben tener en cuenta a la hora de diseñar y elegir materiales que permitan un ahorro energético para lograr un edificio sostenible.

Ventajas de la construcción modular

 Otra gran ventaja de la construcción modular es su posibilidad de poder ser reubicada y reutilizada en el futuro si las necesidades del cliente varían. De esta forma evitamos la fabricación de una nueva estructura, con los gastos de tiempo, dinero y energía que ello conlleva, algo impensable si hablamos de construcción tradicional.

No se puede pasar por alto que las estructuras metálicas de los módulos son reciclables en su totalidad una vez finalizada su vida útil. Esto ahorra grandes cantidades de energía y otros recursos, minimizando el consumo de los mismos y disminuyendo las emisiones de CO2.

Todos los proyectos de arquitectura modular son 100% personalizables, cuentan con elevadas calidades y reducidos plazos de entrega gracias a la construcción realizada en fábrica, la organización industrial del proceso y a una buena gestión previa del proyecto. Podemos asegurar, por tanto, que la construcción modular es mucho más sostenible que los sistemas tradicionales que aún hoy siguen siendo mayoritarios en nuestra sociedad.

 

5 aplicaciones reales arquitectura modular

2018-03-13T11:40:13+00:00 febrero 20th, 2018|Construcción modular|0 Comentarios
error: Este contenido esta protegido