La construcción modular abre la puerta a la economía circular.

El Green Building Council España (GBCe) ha presentado un informe donde se expone la situación actual de la economía circularen nuestro país.

El informe contiene las acciones necesarias para fomentar una economía eficiente en el uso de los recursos. Reconoce que el ritmo de consumo actual está agotando los recursos naturales no renovables del planeta y está poniendo en peligro la reposición de otros que son considerados como renovables.

El sector de la edificación y la construcción representa el 40% del consumo final de energía, el 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero, el 50% de todos los materiales extraídos, el 30% del consumo de agua y el 35% del total de los residuos generados, por lo que son en gran parte responsables del impacto ambiental.

La problemática en España está asociada a que este sector tiene grandes oportunidades, pero también presenta grandes debilidades. La carga burocrática y la dificultad normativa que el uso de materias primas secundarias conlleva, junto con la falta de un marco legal claro y una estrategia a nivel nacional, son algunas de ellas. Esto último ha impedido que la economía circular sea comprendida como una ventaja económica y una iniciativa para utilizar eficazmente los recursos.

 

La construcción modular y su papel en la economía circular

Dentro del sector de la edificación, uno de los más tradicionales, existe cierto rechazo a los sistemas más innovadores, como el que representa la edificación modular o la construcción modular. Un sistema constructivo que ofrece grandes ventajas para la sostenibilidad y reduce el impacto medioambiental, frente a la construcción tradicional.

El uso racional de materias primas y energía, la eliminación de los desechos al finalizar la obra, la reducción del impacto acústico y la oportunidad de reciclar hasta el 60% de los materiales para otro diseño, son algunas de las contribuciones que la construcción modular puede aportar a una economía circular responsable con los residuos materiales, el suelo, el agua, el aire limpio y la energía.

Suscripción newsletter

Con la elaboración del manifiesto, se espera que la industria española en compañía de los técnicos y usuarios acojan medidas en favor de la economía circular y de la sostenibilidad. Los sectores de la ingeniería y la arquitectura tienen en sus manos apostar conscientemente por un uso responsable de los recursos para asegurar las necesidades del presente, sin comprometer los recursos del futuro.

El diseño de los edificios de hoy cubre nuestras necesidades actuales, y pueden perdurar un siglo. Se diseñan acordes al contexto presente, pero en pocas ocasiones se  plantea qué va a suceder con ellos a lo largo de su vida útil o cómo cambiarán  las necesidades de las personas que van a utilizar y habitar estos edificios en el futuro.

 

 

En la mayoría de los proyectos de edificación tradicional se combinan materiales con vidas útiles diversas: hormigón, acero, maderas, yesos, piedras, etc. Se sabe de antemano que es muy posible que dentro de unos años el edificio pueda ser rehabilitado, pero casi nunca se estudia el proceso de renovación a la hora de proyectarlo. Si algún día la construcción va a ser demolida tampoco se tiene  en cuenta a la hora de diseñar, su posible desmontaje, reutilización o reciclado de los materiales empleados en su construcción.

La economía circular nos plantea esta cuestión, ¿por qué no estudiar y planificar  desde la fase de diseño del edificio, el desmontaje, la reutilización y el reciclado de los productos y materiales que empleamos en su construcción?

La arquitectura industrializada o prefabricada es la respuesta a esa pregunta. La arquitectura del presente y del futuro pasa por diseñar, con los criterios de la economía circular, edificios destinados a satisfacer las necesidades de los usuarios de hoy y del mañana.

En Neoblock ya hemos empezado, ¿te unes? #BeModular

 

2018-02-23T10:27:49+00:00 febrero 23rd, 2018|Construcción modular|0 Comentarios
error: Este contenido esta protegido