¿Cómo se pone precio a una construcción modular?

Mucho se ha hablado en estos últimos años de construcción prefabricada o modular y más aún, sobre sus costes y precios finales. ¿Es la construcción modular más barata? ¿Qué relación calidad-precio tiene? ¿Los materiales empleados son diferentes, más económicos quizá? ¿Si es una construcción más rápida, porque es más barata? Un sinfín de interrogantes a los que queremos dar respuesta aquí y ahora y que pocos del sector se atreven a contar.

Comencemos por la gran pregunta ¿es más barato construir una edificación modular, ya se una vivienda, un colegio o un conjunto de oficinas? Veámoslo.

 

¿De qué depende el precio de una construcción prefabricada?

Está claro, que las necesidades de los clientes que han pensado en construir modular son muy diferentes entre sí. Cada uno busca ventajas distintas al elegir la opción de industrializar su proyecto.  Por supuesto, no hay que negar, que el factor económico es uno de los fundamentales a la hora de decantarse entre varias opciones. De hecho, muchos de nuestros clientes llegan hasta las oficinas de Neoblock pensando que el precio de su proyecto disminuirá considerablemente si lo hacen prefabricado en vez de por la vía tradicional. En algunos casos es cierto, en otros, no podemos decir lo mismo.

Estos son los principales factores de los que depende el precio de la construcción modular:

  1. El tipo de proyecto a ejecutar. Evidentemente no es lo mismo construir una vivienda de lujo que un colegio o unas oficinas modulares permanentes. Los requerimientos técnicos del proyecto son fundamentales para poder obtener un precio inicial del coste del mismo. Lo primero que hay que decidir, es qué tipo de estructura se adecúa mejor a nuestras necesidades, ya sea de madera, hormigón o acero. En base a esta decisión, comenzamos a darle forma.

Gracias a la versatilidad del sistema modular, podemos construir cualquier edificación que el cliente necesite pero hay que trabajar escrupulosamente durante la fase de desarrollo del proyecto para que a posteriori no se produzcan sorpresas de última hora que hagan subir el presupuesto inicial. Esta fase es fundamental y trabajarla bien nos ahorrará costes y por tanto, hará que el precio disminuya.

 

Alta 3 Arquitectos. Fotografía Imagen Subliminal

 

  1. Los materiales empleados son la partida fundamental para ahorrar costes pero, como ocurre en construcción tradicional, ahorrar aquí no es lo más aconsejable. En Neoblock, solo empleamos materiales de alta calidad que sabemos darán un resultado óptimo, evitando problemas futuros a nuestros clientes. Trabajamos exactamente con los mismos materiales que se emplean en construcciones de otro tipo, como las de ladrillo, por supuesto, con las garantías de los mejores fabricantes e instaladores nacionales e internacionales.

Hablando en general de la calidad de las construcciones modulares, podemos asegurar que el sector ha avanzado a pasos agigantados en estas últimas décadas gracias a los avances técnicos y tecnológicos. Es cierto, que siguen existiendo construcciones de muy baja calidad, lo que conocemos vulgarmente como barracones, que normalmente tienen un carácter absolutamente temporal y que, por tanto, siempre tenderán a ser mucho más económicas. Pero no debemos confundir estos casos, con las edificaciones modulares construidas bajo normativa regulada (CTE) y trabajadas bajo estrictos controles de calidad en fábrica.

  1. El plazo de entrega. No nos detendremos mucho en este punto ya que es más que evidente que no es lo mismo disponer de una construcción modular en dos meses que en cuatro o seis. Los plazos temporales marcados por las necesidades de cada cliente afectan al precio final de la construcción ya que los recursos destinados tanto en fábrica como fuera de ella, son absolutamente diferentes.
  1. La ubicación final. Muy a tener en cuenta será, tanto la situación geográfica de la parcela como del estado actual de la misma en cuanto a trabajos a realizar (desescombros, parcelas en altura, desniveles, etc…) Lo mismo ocurre con las vías de acceso a la ubicación de destino de la construcción modular. Dependerá de la facilidad o la dificultad con la que nuestros técnicos se encuentren a la hora de instalar el edificio y de los medios auxiliares que se requieran si los trabajos son demasiado complejos. Lógicamente, esto son costes inevitables que afectarán al precio final.
  1. De las unidades a construir. Está claro que, como en cualquier negocio, la economía de escala es fundamental para abaratar costes. No es igual de rentable construir una vivienda modular que cinco iguales o que una promoción completa. Por ello, algunas grandes constructoras de nuestro país como AEDAS Homes ya han puesto en marcha proyectos de promociones completamente industrializadas debido a las ventajas que les suponen emplear el sistema modular.

Los costes podrían reducirse considerablemente si la fabricación fuese en serie, similar a una cadena de montaje de automóviles, al igual que ocurre en países como Japón. Sin embargo, hoy por hoy que ocurra esto es complicado en nuestro país, debido en gran parte, a la dificultad de vender bajo catálogo. Es difícil tener una serie de modelos que se adapten a diversas ubicaciones y a normativas tan diferentes a nivel urbanístico.

Junto a esto, la escasez de información que existe sobre el sistema de construcción industrializado y los falsos mitos que atañen a este tipo de edificaciones, tampoco benefician al sector.

  1. De la empresa de construcción modular encargada del proyecto. Como en todos los sectores, hay empresas que a pesar de ofrecer aparentemente productos similares, ni son iguales ni se parecen. Hay que evitar empresas que no puedan demostrar su experiencia con casos reales de construcción.

 

Precios casas modulares

Fábrica Neoblock Madrid

De hecho, la mejor forma de comprobar esto, es acercase a una fábrica de construcción industrializada y verificar cómo es el proceso y el resultado final de los proyectos que estén en curso en ese momento. Además, debemos confiar nuestro proyecto directamente a una fábrica, como es el caso de Neoblock, para evitarnos costes de intermediarios que solo incrementarían el precio final de la construcción.

 

Entonces, ¿por qué se dice que las construcciones modulares son más baratas?

Está claro, que es un buen gancho para la venta decir que las construcciones modulares son más baratas. Ya hemos visto que no siempre es así, si lo que queremos es una edificación de calidad. Por ello creemos que, muchas veces, este tipo de informaciones, más que ayudar al sector, le perjudica y pueden llegar a confundir al cliente final, algo que no es bueno para ninguna de las partes.

Si queremos establecer definitivamente una sistema de construcción alternativo al tradicional, como es el industrializado, lo primero que debemos hacer desde el propio sector, es tratar el tema del precio con total normalidad, y no tener reparos en decir que, lo que hacemos, es de igual o mejor calidad que lo de otros sistemas constructivos existentes (si es verdad, claro está). Empleamos mismos materiales, trabajamos bajo normativa actual, construimos más eficiente y sostenible y en mucho menos tiempo. A estas ventajas, le sumamos que evitamos muchas dificultades y quebraderos de cabeza a nuestros clientes durante un proceso largo y tortuoso como es la construcción de una vivienda o un local comercial.  ¿No debería entonces pagarse más por todas estas ventajas?

En Neoblock prima, ante todo, la calidad final y la funcionalidad de la construcción, ya que queremos que todos nuestros clientes disfruten plenamente de su espacio durante muchos años. Entendemos cada conjunto o vivienda prefabricada como espacios permanentes en el tiempo y sobre todo, versátiles y cómodos para sus usuarios. Sabemos que el precio es fundamental y siempre estamos dispuestos a profundizar en este aspecto pero, antes que el precio, para nosotros son más importantes otros factores clave como los materiales o la versatilidad de la construcción.

 

error: Este contenido esta protegido